El cinturón de Orión

Aquellos que vivimos en el hemisferio norte y nos fijamos un poco en el cielo nos es muy fácil encontrar la constelación de Orión cuando miramos hacia el oeste. Su forma de reloj de arena con estrellas brillantes en los bordes y sus tres estrellas en el centro es muy fácil de reconocer y de ver aun en las noches poco oscuras.

Lo que pocos se fijan es en el denominado cinturón de Orión, sus tres estrellas en el centro: Zeta, Epsilon y Delta Orionis.

Entre 900 y 1600 años luz de distancia están rodeadas de una nebulosa gaseosa generadora de nuevas estrellas y donde, si observamos con un telescopio, podremos observar entre la nebulosa la muy famosa cabeza de caballo que no es más que, como sabréis, polvo cósmico oscuro que tapa la luz proveniente de la nebulosa. Vamos que no es que falte gas, sino que hay gas que atrapa la luz.

Una maravilla para cualquier astrónomo y una preciosidad para cualquiera que este interesado en el cielo.

Commentarios