NGC 1275

Si os habéis fijado, cuando hablo de elementos en nuestro universo hablo de galaxias, estrellas, nebulosas… y luego doy su definición o numero de objeto. En este caso, el titulo solo hablo de el, el NGC 175, ¿por que?.

Como os dije el otro día, el universo no es algo estático, es un “ente” que cambia, evoluciona, se mueve, muy lentamente (según la velocidad de la vida humana). El NGC 1275 es un objeto que es un conjunto de galaxias que están colisionando cerca de la constelación de Perseo.

Se trata de dos galaxias en diferentes planos (como si chocara algo en el eje XY y algo en el eje YZ) dando, como resultado, nueva nueva galaxia como resultado.

Muchos, cuando pensáis en colisiones, pensáis en algo doloroso, explosiones… algo que, cuando dos galaxias colisionan no es así. De hecho las fusiones de galaxias es algo normal y natural. En el proceso las estrellas no chocan debido a que, el universo es gigantesco y la separación entre ellas es tan grande que las colisiones son altamente improbables (que no vayan a suceder, pero es mas que difícil que pase).

En las colisiones de galaxias, como la que vemos en NGC 1275, la gravedad es la que manda. Los elementos pequeños, como el gas o el polvo cósmico es el verdadero peligro al ser este, por gravedad, fácil de calentar es el que crea el verdadero peligro.

De las colisiones de galaxias nacen nuevas estrellas gracias a las aportaciones gravitatorias de polvo e hidrogeno en gas que, con la gravedad, ayuda a que se condense.

Como diría algún escritor, es un baile cósmico bajo un vals gravitatorio. Algo que somos afortunados de ver.

Commentarios